Los días grises terminaron

Perdida estaba ella, entre todos sus universos, que estaban sumergidos, en lo más oscuro de su corazón.Jugó a ser todo aquello que no sería, abrazo desde lo más fuerte de sus entrañas, a los pocos sueños que tenia.

Disfrazo su cuerpo para poder entender a su corazón inmenso, y sólo en su soledad, corría y corría, y solo en sus sueños, volaba y volaba.

Vivió de días grises y unos cuantos soleados.

Aun sigue perdida, pero de vez en cuando uno la encuentra, jugando a ser niña, jugando a ser eterna.

  

Anuncios

Domingos y recuerdos, entre otras cosas.

 

Entre cada día, y cada suspiro. La virtud de ser invisible y existir al mismo tiempo, la virtud de saber que los recuerdos te acompañan, y te cuidan, te abrazan y te escupen.

Invisible, casi como el viento pero fuerte como el sol. Todos los domingos, perdida entre sus brazos, y sus demonios. Demonios amigables que te besan, y te lloran, sin decir adiós, saludando siempre.

La virtud de confundirse, con cada letra, con cada palabra, una oración tras otra, ir, volver, saltar, venir, terminar nunca.

Caminar y ser invisible, disfrutar cada detalle, caminar bajo el sol para recargar energías, resistir, domingos, dulces y amargos, como el café con canela.

 

Metamorfosis

 

 

Crecer. Reencontrarse, destruirse, redescubrirse.

Perderse entre todo, y todos. Olvidar cada perdida, resistir cada batalla. Resguardar el alma de todas las tormentas, abrazar las sonrisas, los besos bajo la lluvia y todas esas esquinas que sirven de refugio.

Crecer, volar, crecer. Cambiar y entender, permanecer y observar. Juntar cada detalle y cada palabra, como un sin fin de recuerdos.

Llorar, retorcer cada esquina, recordar todos los impulsos, los malos días, y terminar abrazándolos. Suspirar, volver a  amar, y volver a crecer. Crecer, crecer, y volver a crecer, sin cansarse, de volar, de ser, de llorar, de gritar, de enojarse.

Salir de la cueva, de lo oscuro, correr lejos de lo amargo, resguardarse en las esquinas lluviosas y crecer, una y otra vez, entre suspiros, crecer, entre recuerdos, crecer, entre todo lo perdido y ganado, crecer.

Espacio.

Hay espacio para tres, para cuatro, para cinco, para seis, para mas y mas. Y se consume, y se llena, hasta llegar al punto donde parece quebrarse, y romperse, pero sigue, y ahora son mas, y se suman, y se suman, y no paran, y se consumen, y se oprimen, y se hartan, pero se toleran, y respiran en conjunto, y tienen miedo en compañía, y la luz del cielo se abre a sus cabezas, y brillan, y corren, y nadan, y se odian, pero se aman, y conviven.

Resistir .

 

Resistir, ante la lucha, ante la furia, ante el odio, ante las angustias.

Resistir, ante las dudas, antes los dolores, ante la nostalgia.

Resistir, ante todo momento de gloria o de duelo, ante los pedazos repartidos por el odio, ante los llantos sonrientes del pasado.

Resistir, resistir y volver a resistir, ante toda injusticia, ante todo el maltrato que nos condena, ante cada palabra que nos rompe y corrompe.

Resistir, siempre, con miedo o con orgullo, ante todo poder opresivo, ante toda palabra desgarradora.

Resistir, ante todxs aquellxs que nos niegan, nos esconden, nos destrozan.

Resistir, siempre, con amor, con desobediencia ordenada, con la lucha y con el alma bien puesta.